La noche, esta noche es lo único que existe. El olor a primavera, la suave brisa y unos pájaros que canturrean inexplicablemente a las 4 de la mañana.

Pienso en muchas cosas y en nada en concreto, simplemente siento que estoy bien, dentro de mis circunstancias. Siento que tengo ganas de hacer pequeños pero significativos cambios, como por ejemplo ser más ordenada, tener más recogido mi cuarto o hacerme todos los días la cama. Mi cuarto no me gusta asi que lo tendré que cambiar hasta convertirlo en un lugar agradable y lo tengo que hacer además de manera barata porque quiero ahorrar.

Quizás para cambiar lo que nos rodea primero debemos cambiar nuestro interior.