Anoche soñé con Charlie Simpson, nos encontrábamos y entre nosotros fluía el buen rollo y la química, pero por desgracia es un sueño, como cuando morfeo me hace imaginar que soy rica o que me convierto en una empresaria de éxito. Ains supongo que los sueños se convierten en realidad cuando uno hace algo para lograrlos.

Si quiero ser rica, debería jugar a los euromillones al menos, si deseo ser una empresaria de éxito debería montar un negocio y si quiero conocer a Charlie Simpson pues... ¿qué tendría qué hacer? ¿Convertirme en su fan núero 1? ¿Acosarle via internet? ¿Mandarle cartas, emails o tweets? ¿Debería intentar seguirle cuando salga de gira?

Ains Charlie, Charlie, uno de los pocos yogures por los que cometería locuras a estas alturas de mi vida, si es que no puede ser. Debo admitir que está más feo que antes, pero me parece tan sexy que renunciase a un grupo de éxito por hacer lo que de veras le molaba que hasta le veo más atractivo si es posible.

Por cierto empresarios del mundo, sigo esperando vuestras ofertas, o bien de trabajo (si no puedo tener éxito en mi empresa, no renuncio a tenerlo en la de los demás) o bien para que pruebe vuestros regalitos.

Un saludoC