En mi anterior artículo decía asi "Nunca tendré los ojos azules al igual que nunca seré lo que se espera de mi." Y es una verdad como un templo, no puedo pintarme el iris con un rotulador indeleble para tener los ojos azules y nunca seré lo que se espera de mi y estoy preparada para ello.

No ser lo que los demás quieren significa e implica decepcionar a la gente, que se enfaden cuando no hagas lo que ellos quieren, cuando opines diferente y cuando te rebeles para acertar o equivocarte. Para eso hay que estar preparado, para perder a gente en el camino que se da cuenta de que no le gusta la persona en la que te has convertido o que realmente eres. Y aunque me duela, estoy en un momento de vida en el que estoy preparada para soltar lastre.

Esta soy yo, melodramática, expresiva, oscura, graciosa, irascible, cariñosa y millones de cosas más y no me da miedo hacer el caminito sola.